DE LAS GOLOSINAS A LA VOLUNTAD; UNO DE LOS PILARES DE LA PRÁCTICA

80dEn el libro “El test de la golosina: como entender y manejar el autocontrol” de Walter Mischel en el que  se describen las investigaciones que se empezaron a  realizar en los  años sesenta por el autor  acerca de la fuerza de la voluntad, la contención, los mecanismos que permiten el autocontrol y sus consecuencias futuras, he de  decir que en este ingenioso  estudio al que se sometió a diversos alumnos de distintas edades a elegir entre una recompensa (como una golosina)  que obtenían inmediatamente si así lo querían, u otra recompensa mayor (dos golosinas) si esperaban solos unos veinte minutos sin tocar el timbre que haría entrar a uno de los investigadores a la sala donde se encontraba el niño y la golosina, se obtuvieron datos asombrosos y es que  los preescolares  que más esperaron en el test de la golosina una década más tarde ya como adolescentes, mostraban un mayor autocontrol en situaciones de frustración, habían desarrollado mayor capacidad de concentración, eran más inteligentes, independientes y seguros de si mismo, confiaban en su propio juicio, tenían mayor capacidad de organización, eran  menos impulsivos, gestionaban mejor el estrés y con la suficiente motivación eran capaces de alcanzar sus metas, y con menos distracciones.

Aunque muy lejos de querer desalentar te querido lector quería contarte que yo también he sucumbido a las tentaciones , y es que debemos saber que nuestra condición humana es débil y muchas veces dependiente así que reconozcamos lo, seguramente  cualquiera de nosotros hubiera cogido la primera golosina… o no, pero antes debo explicarte algo más…

El sistema emocional caliente (el sistema límbico) está compuesto de estructuras cerebrales primitivas, regula los impulsos y emociones esenciales para la supervivencia, desde el miedo y la ira hasta el hambre o el sexo, es el sistema que nos dice “adelante”, especializado en reacciones rápidas a estímulos intensos, provocadores de emociones que generan placer, dolor o miedo, el sistema caliente es el que alentaba a que los preescolares para que  esperaran las dos golosinas o la que en los otros casos  hacía más difícil el aguantar la espera. El problema reside cuando predomina el sistema caliente en nosotros porque genera en algunos individuos conductas rápidas, automáticas, caracterizadas por el apremio, la excitación y la acción impulsiva, es lo que provocaba en el preescolar tirar la toalla y evitar la espera,… saltarnos la dieta, no conseguir dejar de fumar, no conseguir practicar yoga a diario, etc…

Uno de los pilares del yoga en alguna de sus tradiciones filosóficas más importantes  es el ejercicio de la voluntad, uno de los componentes principales de la práctica, sin esfuerzo ni disciplina no hay yoga, sin la constancia ni la perseverancia necesarias, se requiere una voluntad de acción, un compromiso para conseguir cambiar cierto hábitos, se deben instaurar los ejercicios corporales y respiratorios de una forma casi diaria y sin interrupciones  para conseguir que el yoga tenga un efecto transformador en nosotros.

Y tengo que confesarte que  pasa bastante tiempo antes de que nos percatemos de que la mente empieza  a estabilizarse, pero que si conseguimos cruzar este umbral empezaremos a reactivar el sistema cognitivo frío (el reflexivo), este sistema es decisivo en las decisiones orientadas al futuro y en los esfuerzo de autocontrol del tipo del test de la golosina, el estrés atenúa el sistema frío y acentúa el sistema caliente, ambos interactúan constantemente  entre sí, en una relación recíproca: cuando uno aumenta la actividad el otro se hace menos activo.

La práctica del yoga ejercida con voluntad, disciplina e incrementando la dificultad de los ejercicios de una forma  progresiva y bien orientada a través de un guía o profesor/a facilitará que atenuémos el sistema caliente y que con el tiempo empecemos a reactivar el sistema frio encargado de regular los pensamientos, acciones, emociones, es la fuente de la creatividad y la imaginación, y es determinante para inhibir acciones inapropiadas que interfieran en nuestro objetivos a alcanzar, nos permite focalizar nuestra  atención y cambiar de estrategia de una manera adaptativa a las exigencias de las situaciones cambiantes, la capacidad de autocontrol tiene sus raíces en este sistema, en conclusión el sistema frio hace de nosotros unas personas más racionales, reflexivas y estratégicas.

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s