DESARROLLO PROPIOCEPTIVO A TRAVÉS DEL YOGA

kinestesia

En relación a la propiocepción es aquella capacidad cuya función es recabar información sensorial a través de unos receptores nerviosos ubicados en estructuras tendinosas, musculares y articulares, estas estructuras son las encargadas de recopilar  dicha información enviarla al cerebro y tramitar una respuesta. Esta función es un acto involuntario que mediante la práctica del yoga puede transformarse en un acto voluntario y consciente, es una cualidad esencial que ha de ser desarrollada por su importancia  a nivel motor, para que sus funciones se realicen de una manera más eficiente y eficaz. Para ello es imprescindible que se disponga de la información detallada en todo momento de las posiciones estructurales el organismo, así como tensiones, situación articular,  etc… La función de estos receptores entre otras es la de avisarnos de una mala posición estructural, corporal, las molestias pueden anticiparnos que estamos haciendo algo mal y que se está aumentando el riesgo de lesión.

El desuso del sistema propioceptivo provoca que esas señales se vayan “apagando” lo que produce un desequilibrio corporal a nivel físico y energético a causa de la desconexión corporal, aumento de las probabilidades por riesgo de lesión a causa de su disfunción, disminución de la conciencia corporal y del desarrollo interoceptivo, en general una mala conexión entre nuestra mente y nuestro cuerpo que con el tiempo aceleraría el proceso de envejecimiento a nivel neurológico produciendo pérdida del control motor, mala coordinación, falta de equilibrio y estabilidad, desgaste de estructuras anatómicas, etc…

Algunas de su funciones básicas aunque queda mucho por investigar son:

-Sentido del movimiento.

-Sentido de la posición espacial.

-Sentido muscular.

En conclusión el desarrollo del sistema propioceptivo es determinante en muchos ámbitos de nuestra vida, su desarrollo a través de la práctica del yoga produce mejoras en nuestra coordinación ante la respuesta a cambios posicionales y espaciales, regulación espacio-temporal,  mejora el equilibrio a nivel físico lo que se convertirá más tarde también en equilibrio a nivel mental.

El trabajo propioceptivo  va ligado a la fuerza ya que es el resultado de la estimulación neuromuscular con lo que produce una mejora de la fuerza y resistencia.

Esta capacidad nos da un mayor conocimiento de nuestro cuerpo y nuestra psique, desarrolla la inteligencia cinestésica y mejora la corrección corporal, en resumen una mejor relación con nuestro cuerpo a nivel interno y externo que, reactivando todas aquellas conexiones neuronales que si no se ejercitan acaban apagándose por el desuso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s