DE LA ANSIEDAD A LAS PATOLOGÍAS RESPIRATORIAS: APLICACIÓN TERAPÉUTICA DEL YOGA PARA LA REEDUCACIÓN DE LOS PATRONES RESPIRATORIOS

Creo que casi todo el articulo-ansiedadmundo en algún momento de su vida, ha podido experimentar una pequeña crisis de ansiedad o nerviosismo desencadenada por alguna situación o época desfavorable que a dado lugar a trastornos respiratorios pasajeros con la sintomatología que suele acompañar a estos casos como pueden ser palpitaciones, mareos, sensación de ahogo o incluso opresión en el pecho, etc… en los casos más graves, y quien lo a sufrido sabe muy bien de lo que estoy hablando.

En este artículo no haré referencia sólo a las personas que padecen o han padecido ansiedad, sino a todas aquellas que además de tener una respiración caótica, suelen  respirar superficialmente y de forma irregular, y que por desgracia, se sucede en muchas más personas de las que debería.

Cuando estas circunstancias se dan eventualmente se pueden dejar pasar e incluso contarlo como algo anecdótico, el problema sobreviene cuando estos estados respiratorios alterados se cronifican  siendo nuestra respiración lo más parecida a un caballo salvaje, indomable a simple vista, estas alteraciones en los patrones respiratorios suelen ser manifestaciones  de algunas perturbaciones de nuestra psique, vamos que algo no va bien, y haciendo referencia a la introspección será nuestra responsabilidad indagar en por qué se suelen suceder estos acontecimientos y cuáles son sus causas.

Cuando respiramos, en nuestros pulmones se produce un intercambio con el oxígeno transformando el O2 en Co2 o dióxido de carbono, explicado de una forma vulgar, este gas  es tóxico. En personas en las que la respiración es irregular el Co2 no se elimina, al contrario se va acumulando lo que va reduciendo la capacidad ventilatoria entre otras cosas. Las concentraciones altas de Co2 produce desequilibrio entre este último y el O2,  además de alteraciones en el ph de nuestra sangre, de ahí las sensaciones de hormigueo, tensión muscular, temblores, dificultades de visión, etc… un correcto equilibrio de estos gases en la sangre hace que su Ph se mantenga a un nivel constante y adecuado para que pueda realizar sus funciones de una manera óptima.

La acumulación de Co2 a lo largo de los años puede desembocar en patologías respiratorias graves, sin necesidad de haber sido fumadores.

El yoga tiene numerosas aplicaciones terapéuticas entre las que cabe destacar la capacidad de reeducar nuestros patrones respiratorios con los beneficios que conlleva, no es un camino fácil, pero entrenar y domar la respiración es posible a través de las asanas y los pranayamas, para asegurarnos ya no sólo de que la eliminación del Co2 se produzca, si no de que aportemos grandes concentraciones de O2 a todos los rincones de nuestro organismo.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s