LA INHIBICIÓN RECÍPROCA: EL YING Y EL YANG

ying yangLa inhibición recíproca en términos fisiológicos es la contracción del músculo agonista, que son aquellos músculos protagonistas de la acción y ejecución de los movimientos en las articulaciones, por ejemplo en la flexión de cadera el psoas es un agonista y en la extensión de rodilla el agonista es el cuádriceps. En su contraposición o en posición opuesta a los agonistas, se encuentran los músculos antagonistas que se relajan en oposición a los agonistas, y que casualmente están interconectados entre sí a través de inervaciones nerviosas cuya función es la de permitir realizar la actividad muscular coordinada mediante la contracción de unos y la relajación de los otros encargados de fijar y estabilizar los huesos. Los antagonistas del psoas y del cuádriceps, haciendo alusión al ejemplo anterior son el glúteo mayor y los isquiotibiales respectivamente.

Y aunque no parece interesante y se puede pasar por alto, aquí viene el kit de la cuestión, los pares de opuestos es una de las grandes revelaciones de las escrituras y filosofías sagradas más antiguas que existen, se hace mención, o son temas centrales en textos sagrados tan respetados como el I ching o el Tao te King, también en la filosofía hindú es uno de los pilares de estudio para la compresión de las cualidades de la materia física y psíquica, en las que profundizaré en próximos artículos.

El concepto de tensión/distensión, contracción/relajación camina de forma paralela junto con los conceptos del ying y yang que también son la representación de los pares de opuestos, en los comienzos de la práctica del yoga se proyecta hacia la biomecánica. La práctica asidua de la disciplina yóguica bien orientada y mantenida, permite al practicante adquirir la capacidad de equilibrar, de encontrar el equilibrio entre los opuestos o pares de opuestos sea cual sea su origen, al principio de una forma fisiológica muy burda repito, por la ejercitación de la inhibición recíproca a nivel muscular externa e internamente, este beneficio con el paso del tiempo se extrapolará a una forma más sutil, la práctica nos dotará con la capacidad de equilibrar otros opuestos menos perceptibles a la vista ordinaria, ejemplos de ello son el equilibrio de la percepción térmica de frío o calor, incluso en estados emocionales como la alegría o la tristeza o ante el éxito y la frustración, los nuevos condicionamientos nos harán posicionarnos en el equilibrio o de una forma más equilibrada, haciéndonos huir de los extremos y las polaridades que tanto desequilibrio y sufrimiento nos provocan.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s